LOS 12 TIPOS DE MENOPAUSIA

La MENOPAUSIA es un proceso natural que ocurre en promedio entre los 40 y 45 años de edad en la mujer mexicana y marca el final de la etapa reproductiva de las mujeres.

En sentido estricto, MENOPAUSIA significa "cesación de la menstruación" (del gr, mensis-menstruación y pausis-pausa o cesación). Médicamente se define como "la última menstruación de una mujer", debido a que los ovarios dejan de producir óvulos y con esto, su cuerpo produce menos estrógenos y progesterona, hasta que cesan por completo las menstruaciones. Para determinar que fue el último périodo deben transcurrir 12 meses sin que haya alguna otra menstruación. Entonces, ésa es la MENOPAUSIA, la última menstruación. Sin embargo, en términos generales, también se usa el término "MENOPAUSIA" para definir al periodo de vida en el que sucede toda esta transición.

En la MENOPAUSIA, la mujer no tiene manera de saber si una determinada regla es la última hasta que ha transcurrido un año sin menstruar. A medida que se acerca la MENOPAUSIA, los ciclos suelen volverse bastante irregulares y es frecuente que pasen varios meses entre una regla y otra. 

Los ovarios son valiosos en cada una de las etapas de la vida. Son órganos vitales, una verdadera fábrica, un complejo industrial donde se producen varias sustancias químicas y hormonas sexuales, como los estrógenos, la progesterona y la testosterona, que tienen una acción extraordinaria sobre cada una de las células de nuestro cuerpo. Es por ello que los problemas menopaúsicos de las mujeres empiezan cuando estos ovarios dejan de funcionar adecuadamente y disminuye aceleradamente la producción hormonal, presentándose entonces los muy variados síntomas de la MENOPAUSIA.

Dependiendo del perfil hormonal -niveles en sangre de progesterona, estrógenos y testosterona- que presente y de los síntomas que padezca, es que se define su TIPO DE MENOPAUSIA. Cada mujer presenta alguno de los 12 Tipos de MENOPAUSIA, y cada uno de ellos debe ser tratado de manera particular. Muchos de ellos deben EVITAR el uso de estrógenos.

Contamos con un "Cuestionario para Definir tu TIPO DE MENOPAUSIA", procesado electrónicamente, y con Análisis de Laboratorio Clínico para determinar  precisamente qué tipo de Terapia de Reemplazo con HORMONAS NATURALES BIOIDÉNTICAS necesita para su TIPO DE MENOPAUSIA.

SÍNTOMAS MÁS FRECUENTES EN LA MENOPAUSIA

  • Depresión
  • Angustia y ansiedad
  • Irritabilidad
  • Bochornos
  • Insomnio
  • Dolor de cabeza
  • Migraña
  • Hipertensión
  • Taquicardias
  • Dolor de mamas
  • Resequedad vaginal
  • Disminución del deseo sexual
  • Pérdida de memoria y lucidez
  • Osteoporosis
  • Obesidad
  • Celulitis
  • Várices
  • Diabetes

Insomnio. Desde este largo tiempo hemos tratando a más de 300,000 mujeres mexicanas en el periodo de la MENOPAUSIA, es que la gran mayoría de ellas nos dice que uno de los principales síntomas es despertar, tras breves horas de sueño, entre las 3 y 4 de la mañana, con pensamientos negativos y con dificultad para conciliar el sueño otra vez.

Menstruación irregular. Alteraciones en el ciclo menstrual, es decir, los ciclos menstruales se adelantan, se acortan o alargan, la cantidad de sangrado menstrual aumenta, llegando a ser hemorrágico, o disminuye drásticamente a sólo un ligero manchado de color café.

Dolores de cabeza. 75 de cada 100 mujeres padece dolores de cabeza.

Bochorno. Es el síntoma clásico que se manifiesta como un calor que comienza en la cabeza, se extiende al pecho y después a toda la parte superior del cuerpo. Puede ir acompañado de sudoración, dolor de cabeza y palpitaciones. Descrito por muchas mujeres como una sensación ondulatoria que puede durar de 2 minutos a media hora, con un promedio general de 5 minutos. Pueden darse con frecuencia de 1 a 2 bochornos por día hasta de 1 a 3 bochornos por hora.

Aumento de peso. Después de los 40 años, debido al cambio hormonal, es común perder 250 g de músculo y ganar entre 750 g y 10 kg de grasa corporal en un año, comiendo lo mismo y haciendo el mismo tipo de ejercicio.

Enfermedades cardiovasculares. Los estrógenos y la progesterona actúan también como desengrasadoras del corazón y de las arterias. Al disminuir su producción, es factible que se puedan tapar dichos órganos y conductos, propiciando la aparición de enfermedades cardiovasculares.

Depresión, irritabilidad y angustia. Otro tipo de síntomas que, aunque se identifican de tipo psicológico, realmente son síntomas de un desequilibrio bioquímico ocasionado por la disminución de nuestras hormonas femeninas.

Otros síntomas. Disminución de deseo sexual y pérdida de memoria.

Para el 10% de las mujeres, estas alteraciones emocionales y físicas pueden pasar casi desapercibidas, pero el 80% las padece con regular intensidad y el restante 10% las sufre de manera drástica.

Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres no está informada sobre los cambios que tendrá que experimentar en esta importante etapa de su vida.

Aunado a esto, tenemos que a mediados de los 80 muchos médicos consideraban inútiles, tanto la matriz como a los ovarios de las mujeres mayores de 40 años. Investigaciones modernas han demostrado que ambos son vitales, porque siguen produciendo hormonas sumamente útiles para su cuerpo hasta el último de sus días, aunque en cantidades menores. Es por eso que hoy en día las mujeres están solicitando más tratamientos de medicina alternativa con nutriólogos, acupunturistas, naturistas y homeópatas, que los que les ofrecían los médicos tradicionales.

Y la osteoporosis, ¿por quÉ?

Conocida como uno de los “asesinos silenciosos”, la osteoporosis no da señales de alerta, usualmente nos enteramos de que hemos perdido hueso después de una fractura. Sin embargo, una baja estatura, los dolores óseos o la aparición de la “jorobita de viuda”, pudieran ser indicios de pérdida ósea.

Durante la edad fértil, nuestras hormonas femeninas actúan como fijadores de los 11 minerales que forman el hueso: Calcio, Magnesio, Fósforo, Manganeso, Zinc, entre otros. Al disminuir drásticamente estas hormonas en la sangre, nuestros huesos se empiezan a descalcificar, se hacen porosos, menos densos y la columna se empieza a curvar. Si continúa avanzando esta pérdida de minerales en los huesos, se empiezan a quebrar.

Las zonas más frecuentes en que ocurren estas fracturas son los huesos de la pelvis, las muñecas y el coxis. Esta enfermedad llega a afectar entre 7 y 10 millones de personas en México.

Los síntomas de la MENOPAUSIA son mensajes que nos avisan que nuestro cuerpo está fuera de equilibrio… Hoy podemos encontrar todo lo necesario para reequilibrarlo sin necesidad de drogas sintéticas o cirugía.